Celebramos el Día Internacional de las personas con discapacidad

Manifiesto por el Día Internacional y Europeo de Las Personas con Discapacidad

Hoy, día 3 de diciembre, celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad para conmemorar y hacer reflexionar a toda la ciudadanía sobre los derechos y deberes en la sociedad de las personas con discapacidad.

Ser una persona con discapacidad significa tener unas capacidades diferentes que se pueden aportar a la sociedad activamente, y que les permite vivir una vida lo más saludable y satisfactoria posible. Debemos promover estrategias que produzcan cambios en ‘las mentes’, ya que la palabra Integración existe porque existen ‘Barreras mentales’ que son un obstáculo mayor que las ‘Barreras arquitectónicas’. Rompiendo las primeras se habrá conseguido romper las segundas.

Para ello debemos empezar por cambiar términos como discapacidad por CAPACIDAD: Capacidad para realizar un trabajo, Capacidad para participar en la construcción de la ciudad; o Ayuda por AUTONOMÍA: Autonomía para desarrollar una vida plena, Autonomía para tener una formación académica y laboral, Autonomía para acceder a cualquier rincón de la ciudad, autonomía para comunicarnos. Cambiemos también Exclusión por INCLUSIÓN SOCIAL: Inclusión en decisiones del ámbito político, educativo, laboral, económico y cultural de nuestra ciudad…

Por todo ello, las entidades miembros del sector de la discapacidad de la PLATAFORMA DEL VOLUNTARIADO DE MÉRIDA (AFADISCOP, ADABA, FEAFES y DOWN MÉRIDA) reivindicamos la necesaria inclusión de este colectivo. Y es que las conquistas sociales están sufriendo un claro retroceso, y la crisis social y económica no puede servir de coartada para reducir los derechos sociales.

Reclamamos la auténtica autonomía personal de las personas con capacidades diferentes, a través del cumplimiento de sus derechos y la ampliación de recursos y apoyos dirigidos a todas las personas del colectivo.

Mientras dure la crisis, no avanzaremos con la velocidad que necesitamos y deseamos, pero no se puede retroceder en el nivel de derechos, inclusión y bienestar alcanzado para las personas con discapacidad y sus familias, ya que se traicionarían los mandatos morales y legales más básicos, y se vería burlada la decencia mínima que requiere una vida en comunidad digna de ser vivida.

NUESTRO MAYOR RETO ES SER CAPACES DE SER IGUALES


Síguenos en:


Ver mapa más grande