Convenio para la inserción laboral de Down Mérida con el Parador Nacional

Down Mérida y el Parador de Mérida firman un convenio de colaboración para la inserción laboral de cinco jóvenes con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales

Mérida, 18 de noviembre de 2014.- La Asociación de Síndrome de Down de Mérida y el Parador de Mérida han firmado un convenio de colaboración para la inserción laboral en régimen de prácticas laborales de cinco jóvenes con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales. El acto ha contado con la participación de la presidenta de Down Mérida, Antonia Rodríguez, y del director del Parador de Mérida, Daniel de Lamo.

Son cinco las personas de Down Mérida que, desde el pasado martes 11 de noviembre, se han incorporado en régimen de prácticas en el Parador de Mérida, por un período de un mes. Concretamente, las personas son José Ignacio, Santiago, Montserrat, Yara y Estrella, todos ellos alumnos del programa de ‘Normalización e integración social’ que imparte la entidad.

Dicho programa, cofinanciado por el SEPAD, dio comienzo en mayo de este año y cuenta con dos partes. La primera de ellas es la etapa formativa, en la que se refuerzan las competencias básicas de los usuarios adultos como lectoescritura, cálculo y lectura comprensiva, entre otros, para facilitar su capacidad de actuación y desenvolvimiento en la vida diaria. La segunda etapa es la orientación laboral, y en ella se impulsan las entrevistas de trabajo y se trabaja en la elaboración de currículums, habilidades sociales, resolución de problemas cotidianos. Ambas líneas trabajan conjuntamente para favorecer la autonomía y el desarrollo personal de los usuarios y usuarias del centro.

Una vez concluida la fase formativa, empiezan las tareas del Área de Formación y Empleo de Down Mérida, donde trabajamos siguiendo la metodología de Empleo con Apoyo (ECA), que apuesta por la inserción laboral de las personas con Síndrome de Down u otra discapacidad intelectual en el mercado empresarial ordinario.

El Empleo con Apoyo propone un protocolo exhaustivo de funcionamiento. En primer lugar, y una vez creada la bolsa de Empleo, se lleva a cabo la ‘Prospección Empresarial’, basada en detectar focos empresariales en los que nuestros usuarios puedan desarrollar su actividad laboral. Concretamente, en el mes de julio se llevó a cabo la prospección laboral en la localidad de Mérida.

Entre otras empresas, Down Mérida contactó con el Parador de Mérida que, desde el primer momento, mostró su interés y acercamiento para la realización de prácticas laborales de los usuarios/as en su servicio. Después de realizarse el análisis de tareas de los diferentes posibles puestos, se emprendió la selección de candidatos y la acción formativa a los empleados.

Los cinco usuarios elegidos desarrollarán tareas en varios departamentos diferentes. En Office y Comedor, con horario de 8.30 a 11.30 horas, José Ignacio se encarga de montar y desmontar las mesas para los desayunos (recoge las mesas que ya han sido utilizadas, clasifica en el office los diferentes cubiertos para su limpieza, monta las mesas de desayuno para el día siguiente). Por su parte, Santiago se encarga del lavavajillas del Office, de secar los cubiertos y colocarlos.

En Lavandería, de 10 a 13 horas desempeñan su trabajo Yara y Estrella, doblando y distribuyendo por las diferentes plantas la ropa que ya ha sido lavada y secada previamente.

Por último, Montserrat pertenece al departamento de limpieza de pisos y salones, ocupándose en horario de 11 a 14 horas de la limpieza de habitaciones en la primera planta del hotel (hacer camas, limpiar polvo, barrer, fregar, recoger toallas sucias, reponer utensilios del WC, etc.)

Para llevar a cabo todas sus tareas, todos los usuarios/as cuentan con el apoyo que precisan por parte de los preparadores laborales del equipo de formación y empleo de Down Mérida, que facilitan la adaptación a las tareas en el propio puesto de trabajo.

La presidenta de Down Mérida, Antonia Rodríguez, asegura que se trata de “una oportunidad única para las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales para lograr así incorporar al mercado laboral en empresas normalizadas”.

“Down Mérida apuesta por la incorporación laboral de las personas con síndrome de Down y/u otras discapacidades intelectuales, a través de la autonomía plena de la persona. Estas prácticas son una buena muestra de que su integración laboral es posible”, sentencia.

Por su parte, el director del Parador de Mérida, Daniel de Lamo, indica que “estas prácticas laborales forman parte de su apuesta por mejorar la integración laboral de las personas con discapacidad”. “Se trata de una experiencia gratificante para todo el equipo del Parador que, sin duda, constatan las capacidades de estas personas para incorporarse a un empleo ordinario”.


Síguenos en:


Ver mapa más grande